Una Niña Preciosa – Anécdota Católica

nina-bailandoAnoche tuve un sueño, de pronto sin saber como, puede ver delante de mí a una hermosa niña que jugueteaba graciosamente; sin parar, corría y bailaba, luego, levantando ambos brazos giraba su cuerpo, para después ponerse a dar de brincos mientras reía de una manera encantadora y divertida.

De inmediato sentí por ella un enorme apego y cariño, sin embargo, percibí que el amor que sentía por ella no era de hacía unos instantes, era un amor de hacia tiempo, un amor de años, de unos tres o cuatro, que era la edad aproximada de aquella bella pequeña. Y aquella sensación de algún modo me llevó a darme cuenta de que por lo menos en mi sueño, aquella chiquita era mi hija, y así entendí por que mi cariño por ella me parecía de mucho tiempo. Continúa leyendo Una Niña Preciosa – Anécdota Católica